Biografias

26/07/2018

MÁRIO FERREIRA DOS SANTOS Y SU FILOSOFIA CONCRETA

Autor de una Enciclopedia de Ciencias Filosóficas y Sociales, con más de 60 títulos, decenas de traduciones directas del griego, latín, alemán y francés, de las obras de Platón, Aristóteles, Pitágoras, Nietzche, Kant, Pascal, San Tomás, Duns Escoto,  Amiel, Walt Whitman, ha incursionado por todos los temas de la filosofía clásica, escolástica, tomista, moderna y contemporánea; asimismo discurrió sobre oratoria y retórica, lógica y dialéctica, además de escribir ensayos y novelas.

Estudiando y enseñando silenciosamente por más de trein­ta años, desarrolló un método particular de pesquisa, la deca dialéctica, creando una filosofía original, que ha denominado de Filosofía Positiva Concreta, divulgada en sucesivas ediciones de sus obras, a través de editoras que ha constituido y dirigido personal­mente las Livraria e Editora Logos y Editora Matese, en São Paulo.

¿Quien fue este filósofo?

En su autobiografia (1) cuenta que ha nacido en 1907, en São Paulo, pero fue educado con los jesuitas en Rio Grande do Sul, diplomándose en derecho en Porto Alegre, en 1930. Participa como periodista de la revolución que en ese año llevaría Getulio Vargas al poder, pero, por sus críticas al nueva régimen, fue a la cárcel. Durante la Segunda Guerra analizaba los episodios de la conflagración en articulos, después reunidos en Páginas Várias, Certas Sutilezas Humanas, A Luta dos Contrarios y Assim Deus falou aos Homens.

Ya entonces habia traducido Nietzche (Vontade de Potência, Além do Bem e do Mal, Aurora, Assim falava Zaratustra)(2); Pascal (Os Pensamentos y Cartas Provinciais) (3); Amiel (Diário Íntimo)(4); y Balzac (5); bajo pseudónimo editó el primer ensayo filosófico, Se a esfinge falasse (6), y ha traducido las notables obras Saudação ao Mundo de Walt Whitman; Adolphe de Benjamín Constant; Hermann e Dorotea de Goethe; y Histórias de Natal (7).   

Qué ha dicho de sí mismo

Filósofo "sui generis", de vida intelectual libre e independiente, huyendo de la vida política y de las ruedas literarias, vivió de su abogacía, del magisterio particular y como empresario editorial. Escribía filosofía para el gran público, buscando afirmar la independencia y capacidad para desarrollar una inteligencia filosófica brasileña (8), diciendo: "somos un pueblo apto para una filosofía de carácter ecuménico, una Filosofía que corresponda al verdadero sentido con que ella fue creada desde el inicio", la po­sición pitagórica, de ser "amante de la sabiduría (sophia), de la suprema Sabiduría, la que cointuimos con la propia Divinidad. Este afán de alcanzarla, los esfuerzos por atingirla, los caminos que recurrimos para obtener esa suprema instrucción (la "mathesis megiste"), todo ese afanarse es propiamente la Filosofía" (9).

Esa fue su gran lucha, como ha dicho: "no podemos nos quedar en la situación de ser un pueblo que recibe todas las ideas venidas de todas las partes, que no pueda encontrar un camino para sí mismo; hay que crear ese camino ... Sin esa visión positiva y concreta de la Filosofía no será posible dar solución a los inúmeros problemas vitales brasileños de la actualidad, porque la heterogeneidad de ideas y posiciones facilita la de soluciones, de las cuales muchas no son adecuadas a las necesidades de Brasil" (10).

¿Qué es su Filosofía Concreta?

FERREIRA DOS SANTOS concebía el mundo según una filosofía que pretiende no separar el hombre de las realidades que él abstrai (por la "via abstractiva" del filosofar), pero hacerlo retornar a la realidad de su entorno y a la cual se integra (por la "via con­cretiva")

En su Filosofía Concreta busca desarrollar una meta-matematización de la filosofía, dentro de un criterio pitagórico, di­sertando 258 tesis con rigorosas demostraciones, tal como una geometria. Fundamenta esa filosofía en juicios apodíticos, universal­mente válidos para todas las ciencias, y no en juicios asertóricos, válidos particularmente solo para algunos.

a) Alguna cosa hay"

Partindo de esa proposición, ha defendido y demonstrado afirmaciones positivas de todas las filosofías, refutando errores de algunas otras, sin destruir su positivo.

Por ejemplo, a la pregunta heideggeriana "¿Por qué antes el ser que el nada?", contesta: "El por qué no procede pues si en vez del ser fuera el nada, no haberia por qué, pues el nada no tendría una razón de ser en sí mismo. Hay el ser y este no tiene por qué. Cabria la colocación de un por qué, de un para qué, de una cual la razón, de cual el motivo, si hubiera un antes del ser que pudiera ser interrogado. Pero el ser infinito es eterno, y no cabe preguntar por un antes, porque no hay un antes. La pregunta es descabida de positividad; es una pseudo-pregunta".

        Y remata: "Repetimos: ella tiene su fundamiento tan solo en la acosmia, en el deseo de no ser eso que allí está, en la decepción ante el desarrollo histórico que genera el esquema de tender para el ser. He allí el que lleva algunos a exclamar preguntando por qué no antes el nada que el ser?" (11).

b) "La Filosofía solo es válida cuando concreta"

Explica Mário Ferreira dos Santos su filosofía como aquella "dialécticamente construida, sin olvidar lo que une, lo que es­tá incluso, lo que exige para ser, lo que implica, lo que, al fin, se correlaciona, se compagina y se analoga".

"Se costumbra considerar como pensamiento concreto - aclara - aquello que no olvida con meditar las representaciones y los contenidos fácticos, que son dados por la intuición sensible. La Filosofía Concreta tiene así su justificación. Y además parte de una consideración importante. No hay rupturas en el ser; consecuentemente, todo está integrado en el Todo, que lo es por la dependencia absoluta que lo ceñe al Ser infinito y absoluto. El análisis jamás debe olvidar este punto importante, y he allí por que el verdadero deber del filósofo concreto es jamás despreciar (al contrario, obstinarse en buscar) el nexo de concreción, el que une, el que liga, el que conexiona" (12).

c) La búsqueda del método más hábil

En otra tesis el filósofo brasileño demonstra que"... como la verdadera y absoluta ciencia de todo el ser ya está contida en el propio ser, hay que haber, indudablemente, un camino más hábil para ser alcanzado por el hombre, que otros. Si unos son más hábiles que otros, hay que haber uno que será el más hábil".

Revela que "en todos los tiempos se ha considerado que el punto de partida debe ser un punto arquimédico, apodítico, de validez universal. Propusimos uno que es de validez universal ("alguna cosa hay"), sobre el cual no puede caber ninguna duda seria, pues ultrapasa hasta mismo la esquemática humana. Consecuentemente, el análisis de esa proposición apodítica se revela como un camino hábil. Y como no conocemos otro mejor, lo propomos como el más hábil hasta prueba en contrario" (13).

d) Filosofar es acción

En esa original obra, que es una síntesis de su pensamiento, Mário Ferreira dos Santos, en su última tesis encera toda la grandiosidad de su pensar, y revela los más altos anseos espirituales del filósofo: "La Filosofía es acción; es el afanarse para alcanzar la "Mathesis suprema". Si esa es o no alcanzable por el hombre, este, como un viandante (homo viator), debe buscarla siempre, hasta cuando se le ponga la duda, de cierto modo bien fundada, de que ella no le está totalmente al alcance. Ese afanarse acompañará siempre el hombre, y establecido un punto sólido de sostén, debemos esperar por mejores fructos" (14). 

Cómo entendía la Sociología y la Ética

Para nuestro filósofo, la sociología es una ciencia ética, pues no solo describe las relaciones humanas como también el deber-ser de esas relaciones, y, por eso, la cuestión social es tratada éticamente en su obra Sociologia Fundamental e Ética Fundamental.

Distinguindo la Moral como el estudio de las costumbres, del variante y de las relaciones humanas, y la Ética como revelación de las normas invariantes, eternas, que informan el deber-ser del hombre, apunta la confusión provocada por todo "abstractismo moderno, que visualiza el mundo o del ángulo físico-químico o del biológico, como proceden materialistas mecanicistas y biologistas, o además del ángulo psicológico como psicologistas, o del ángulo ecológico como ecologistas, o del ángulo histórico-social como historicistas, o del ángulo económico como materialistas históricos, etc, todos ellos descuraran de su verdadero sentido, pues confundiran la ética con la Moral, emprestando a aquella las características variantes que esta última presenta" (15).   

FERREIRA DOS SANTOS Y EL ATEÍSMO

a) El cuidado con la juventud

Auténtico maestro, siempre ha revelado una preocupación especial en relación a los jóvenes, ora advertiendo, ora exortando, ora conclamando para tomadas enérgicas de posición, sobre­todo contra los negativismos ofrecidos por filosofías del dia.

Veya la juventud brasileña como uno de nuestros graves problemas, por formaren los jóvenes la mayoría de la población del país; y lanzando verdadero programa educacional, decia: "debemos ­alzar las masas populares hasta la Filosofía, a través de un desa­rrollo de la cultura nacional, que tienda a la Filosofía Positiva y no a la Filosofía negativista y nihilista que penetra en nuestras escuelas" (16).

Por eso, enfatizaba: "debemos orientar la juventud a ser constructiva, que reciba una sabiduría clara, positiva, concreta, de manera a inmunizarla contra las tendencias nihilistas" (17).

b) Alerta contra el escepticismo

Siempre ha verberado las viejos errores del pasado, re­sucitados como la última palabra del saber, en el que el escepti­cismo es la mala hierba, las malas ideas que están invadiendo el campo cultural moderno, amenazando corromper no solo una ciudad o un pueblo, pero toda la humanidad.

En sus clases se podía sentir toda la grandeza espiritual del educador que lo era; en una de ellas, discurriendo sobre ese tema, concluyó, apolíneo: "Yo conclamo la juventud de hoy que no se torne aquella juventud que ha perseguido siempre los grandes hombres, aquella juventud que persiguió Sócrates, aquella juventud que persiguió a los pitagóricos, aquella juventud que llevó a la condena a Anaxágoras, pero sí aquella juventud que apoyó Platón, que apoyó Aristóteles en el Liceo, que apoyó Pitágoras en su Instituto, aquella juventud estudiosa, aquella juventud que dedica el mejor de su vida para formar su conocimiento, aquella juventud que quiere ser capaz de asumir las riendas del mañana, y no la juventud que quiere tan solo ser una masa de maniobras de políticos demagógicos y mal intencionados, una juventud de agitación, pero sí una juventud constructora, una juventud realizadora, una juventud que lance a la historia de la humanidad los mayores nombres y los mayores vultos..."(18).

   

c) La crisis del mundo moderno

Aprofundando ese tema, Mário Ferreira dos Santos apuntó hacia la perplexidad del hombre moderno en todos los campos de la existencia, en la historia, economía, religión, estética, filoso­fía, y sobretodo la del especialista, que denomina "crisis analí­tica", indicando la necesidad de la concreción a superar viejas ideologías, que generaran las violencias que hoy asistimos.

Hablando en tono apostolar, candente y convocativo, exclama: "¿Cómo no haber 'crisis' si cada vez nos separamos más?", "nos separamos en vez de unir?"; "qué hacen nuestros especialis­tas' sino se separar, se abstraer en la 'especie', en el que aprofunda la 'crisis'?". Y advierte: "nuestra inteligencia, en vez de unir, incluir, ella separa, desune, excluye. Seccionamos, sectarizamos, y queremos totalizar el todo, homogeneizandolo al heteroge­neo que separamos. He aqui la "crisis" agravada por nosotros" (19).

En los libros Origem dos Grandes Erros Filosóficos y Erros na Filosofia da Natureza, admoesta "los bien intencionados  que no sean victimas de tales errores, para que puedan comprender ­porque la perplexidad avasala el hombre moderno, entendiendo, en tonces, porque tales errores se repiten y conquistan adeptos. Es mister hacer esa obra de denuncia, porque no es mas posible dejar que tantos males se repitan y se multipliquen" (20).

d) El problema del mal en el mundo

Ningún tema se escapó a la lúcida y penetrante análisis del gran pensador, incluso el problema de Dios y del mal. Estu­diando el teismo y el deísmo, la posibilidad gnoseológica de conocermos a Dios, a través de las inúmeras pruebas ya presentadas, en su O Homem perante o infinito llega a discutir cual la causa del mal en el mundo.

Allí afirma: "el mal solo puede tener una causa: el bien. Una causa, por necesidad, tiene que ser y tener el ser; y tener el ser es bien; consecuentemente, es el bien, pero un bien distintivo del bien del sujeto, en el cual inmediatamente se encuentra tal privación. Pero la causa del mal no puede ser 'eficiente', pero si 'deficiente', pues el mal, en si, no es ser, ni efecto, para de­fecto, falta de ser. Luego, Dios, que es indefectible, no es directamente causa del mal, ni eficiente, ni deficiente (21).

Continua, afirmando que Dios "también no es causa del mal moral y de ninguno modo, ni directa ni indirectamente, porque la libertad donada al hombre la permite no pecar y, si peca, lo hace por su voluntad. El mal físico puede se ordenar y se querer por un bien mayor, y así lo quiere y lo permite Dios. Pero un mal moral no admite ninguna compensación que lo justifique; por eso, concluí Tomás de Aquino que Dios no puede quererlo de ninguno modo. El defectuoso proviene del defectible; ora, Dios no es defectuoso; luego, la causa del mal viene de las causas decientes, que son las causas segundas de donde procede el mal" (22). 

En aprofundada critica discute que "el concepto de mal como positividad óntica y ontológica llevaria al nada, pues el mal seria la negación total del ser; portanto, en ese sentido, el mal no tiene positividad. Un mal absoluto seria destrucción del ser, y, portanto, del propio mal. El bien supremo es un valor supremo, y no debe ser confundido con el valor ónticamente fundado. Dios, como bien supremo, es el Bien y la Felicidad Suprema. Como ser subsistente y coordinador de todo cuanto hay, es el bien de todo cuanto hay" (23).

QUÉ DECIR DE ESTE PENSADOR

Mário Ferreira dos Santos falleció el 11 de octubre de 1968, en São Paulo. Más de dos décadas se pasaron y las centenas de obras que publicó, en múltiples ediciones, ciertamente no se perdieran. Hay de estar latente, para todos que con él conviveran, la vivacidad, llaneza en el trato, la atención personal que dedicaba a los problemas que le eran presentados.

 

Se multiplicaban los cursos y conferencias en que abordaba con profundidad todos los temas propostos, demostrando cultura humanística invulgar, assentada en filósofos de todas las épocas y autores de culturas diversas.

Su afanosa búsqueda de la Unidad en todos los campos del saber, dirigiendo el pensamiento, en consecuencia, hacia la Sabiduría Suprema, hacia el Dios unificador, es filosofía actualísima, que merece ser estudiada y continuada. 

Fue un pensador completo, que ha buscado nada rechazar en sus estudios y pesquisas, pero tan solo refutar el que no fuera positivo, y no llevara el hombre a conocerse en su totalidad.

Por eso, y en ese sentido, fue un gnoseólogo humanizante, de pensamiento total, que nada excluye del hombre o de este desvaloriza.  

La extrema fecundidad del trabajo de Mário Ferreira dos Santos nos ha legado una obra filosófica grandiosa que, como tal, permanece a la disposición de los estudiosos (25).

Restan, todavía, decenas de trabajos inéditos (26), que merecen ser conocidos, no solo para memoria del extraordinario pensador, sino para coronamiento de una obra producida en los momentos de su mayor intuición filosófica.

Relegada progresivamente a planos inferiores de la cultura, urge rescatar la Filosofía Humanizante, centrada en la realidad del Ser Supremo. Y este filósofo ha buscado incesantemente la integración humanística, abordando el ecumenismo, buscando la Unidad, procurando "un método capaz de reunir las positividades de diversas posiciones filosóficas", "método includente y no excludente, que concilie positividades" (27), combatiendo al mismo tiempo las filosofías nihilistas, negativistas y pesimistas, que alienan, desesperan y dividen el hombre y el  mundo, sin darles la debida concreción, y la certeza del Bien Supremo.

Bien por eso ha concluido su auto-biografía apuntando hacia la reconciliación de la Filosofía con la religión cristiana, como Filosofía Superior capaz de unir los hombres y hacer que se comprendan, pues para él, Cristo representa todo cuanto hay de más elevado, es el hombre encuanto Voluntad, Entendimiento y Amor, correspondiente a la concepción de las Tres Personas de la Santísima Trinidad (28).

NOTAS:

1.            SANTOS, Mário Ferreira dos. Meu filosofar positivo e concreto. In: Rumos da Filosofia atual no Brasil. LADUSÃNS, Pe. Stanislaus, S. J., São Paulo, Edit. Loyola, 1976, 1º vol., págs. 407-427.   

2.            Vontade de Potência, Edit. Globo, 1945; Além do Bem e do Mal, Edit. Sagitário, 1946; Aurora, Edit. Sagitário, 1947; Assim falava Zaratustra, Edit. Logos, 1954.     

3.            Edit. Flama, 1945.

4.            Edit. Globo.

5.            A fisiologia do Casamento.

6.            Edit. Sagitário, 1946.

7.            Edit. Flama, 1945.

8.            Idem, pág. 409; Filosofia concreta, S. Paulo, Logos, 1957, págs. 11-12.

9.            Idem, pág. 415. 

10.        Idem, pág. 416.

11.        Filofosia concreta, Tesis 251, pág. 277.

12.        Idem, Tesis 253, pág. 281.

13.        Idem, Tesis 257, pág. 283.

14.        Idem, Tesis 258, pág. 284.

15.        S. Paulo, Edit. Logos, 1957, 1ª ed., pág. 12.

16.        Rumos, pág. 416.

17.        Idem, pág. 417.

18.        Palestra grabada em agosto de 1965, inédita: de los archivos de CONPEFIL, Conjunto de Pesquisas Filosóficas, R. Janeiro.

19.        Filosofia da crise. S. Paulo, Logos, 1956, pág. 14.

20.        Edit. Matese, 1965, pág. 16.

21.        Edit. Logos, 1963, 5ª ed., pág. 245.

22.        Idem, pág. 246.

23.        Idem, pág. 249.

24.        Idem, pág. 250.

25.        Principales publicadas: Filosofia e Cosmovisão; Lógica e Dialética; Psicología; Teoria do Conhecimento; Ontología e Cosmología; Tratado de Simbólica; Filosofía da Crise; O Homem perante o Infinito (Teología); Noología Geral; Filosofía Concreta; Filosofía Concreta dos Valores; Pitágoras e o Tema do Número; Aristóteles e as Mutações; O Um e o Múltiplo em Platão; Tratado de Economía; "Protágoras" de Platão; "Isagoge" de Porfírio; "Das Categorías" de Aristóteles; A Sabedoria dos Princípios; A Sabedoria da Unidade; A Sabedoria do Ser e do Nada; y otros títulos, acima de cien. 

26.        A Sabedoria das Leis; A Sabedoria da Dialéctica Concreta; A Sabedoria dos Esquemas (Tratado de Esquematología); A Sabedoria das Tensões (Teoria Geral das Tensões); Cristianismo, religião do  Homem; Pscología; Brasil: um país sem esperança?; Brasil: um país de exceção. Además de traducciones de As Enêadas de Plotino, Páginas Sublimes de São Boaventura; De Primo Princípio de Duns Escoto; As Três Críticas de Kant; Interpretação do Apocalipse de São João; Poemas del Tao-Tsé-King; Versos Áureos de Pitágoras; y Opúsculos Famosos de São Tomás de Aquino; algunas restan inacabadas.

27.        Teoria do conhecimento. S. Paulo, Edit. Logos, p. 11.

28.        Rumos, p. 427.

Publicado na Revista Verbo, Madrid, Editora Speiro, nº 295-296, p. 785-794, mayo-junio, 1991


Autor(es)

Carlos Aurélio Mota de Souza